Este examen se realiza en Corea del Sur cuando los estudiantes cumplen  18 años, y es conocido como el “Suneung”, que podría ser el equivalente a nuestra selectividad. Esta prueba que dura 8 horas y está marcada por su secretismo, no solo decide a que carrera podrán acceder los estudiantes de este país,  sino que incluso marca el estatus social en que se ubicaran el resto de sus vidas.

 Para hacernos una idea de la dureza de este examen debemos  tener en cuenta que dura 8 horas, comienza las 8:30 y no finaliza hasta las 17:30, teniendo los estudiantes una única pausa de 10 minutos entre las diferentes materias evaluadas, que van desde las matemáticas o la lengua hasta un idioma extranjero.

 Este examen al que se presentan más de medio millón de estudiantes cada año, y para el que están preparándose durante aproximadamente 10 años, marca irremediablemente la vida de muchas  personas en este país,  ya que el resultado no solo es utilizado para determinar qué carreras puede cursar cada estudiante y a qué centros educativos podrá acceder,  sino que además determinará  en un futuro en qué empresas tendrá posibilidad de trabajar y en qué empresas será imposible que trabaje.

 Destacar que apenas un 2% de los alumnos lograra acceder a las mejores universidades del país, en las que todos ellos esperan cursar sus estudios, ya que sus estudiantes son los únicos que  luego tienen la posibilidad de acceder a las mejores empresas de este país, como pueden ser LG o Samsung.

 Para hacernos una idea de la importancia de esta prueba en Corea del Sur, hay que tener en cuenta que el día que se celebra la prueba los bancos abren más tarde, muchas empresas cierran, no se realizan obras en la calle o los aeropuertos operan bajo mínimos, todo ello para evitar ruidos que puedan molestar a los estudiantes que realizan la prueba y para facilitar su acceso al lugar donde se realiza el examen, incluso la bolsa de Seúl inicia su sesión más tarde en este día,  en el que reina el silencio en  el país asiático.  Existe incluso la tradición de que los padres acudan a templos budistas o iglesias cristianas  para orar durante todo el día  junto a fotos de sus hijos.

Start typing and press Enter to search