Con la entrada en vigor de una nueva normativa, los comercios deberán poseer obligatoriamente  una alternativa al pago en efectico, en cualquier  transacción económica superior  a 30 euros.

 El anterior gobierno aprobó, en Consejo de Ministros, un anteproyecto de ley  de Servicios de Pago, con el que se traspone la Directiva Europea 2015/2366. Con su entrada en vigor, a  los consumidores españoles que realicen  compras por un importe superior a 30 euros,  el comercio deberá  ofrecerles obligatoriamente  una opción de pago alternativa al efectivo.  El abanico de posibilidades va desde la tradicional tarjeta de crédito o débito,  a una cartera virtual,  pasando por algún tipo de aplicación que se conecte directamente con una entidad bancaria.

  Con esta medida,  las autoridades europeas pretenden afrontar los retos planteados en la nueva era digital,  en lo que hace referencia a los pagos con tarjeta a través de internet o móviles, que tanto se están popularizando en los últimos meses, además de intentar garantizar una mayor seguridad en toda la operativa de pagos electrónicos en los comercios. La tecnología avanza tan rápida,  que a veces  la legislación vigente en ese momento queda anticuada y  no garantiza totalmente los derechos de los consumidores,  por lo que debe  adaptarse a las nuevas realidades digitales.

 La nueva normativa también reduce de 150 a 50 euros las pérdidas máximas que un cliente deberá asumir en caso de que se produzca una operación de pago no autorizada debido a  un extravío o  un robo de tarjeta. Destacar que el tiempo máximo de respuesta de las entidades financieras en caso de reclamación,  se reduce de dos meses a únicamente 15 días.

Start typing and press Enter to search