Según las estadísticas, se prevé que el 2015 nos proporcionara una imagen más firme del progreso de la morosidad y la insolvencia así como de su trayectoria real. Profundizando en el área de Administración Concursal y su modificación reguladora, tanto en los entornos superiores a la Ley, como en el ámbito de las  soluciones reglamentarias.

Como paliar la insolvencia es un asunto fundamental a tratar en las economías desarrolladas, y la crisis lo ha agravado formidablemente al tener que combinar el Estado de derecho con la eficiencia económica.

La Ley 17/2014 abarca tres asuntos conceptuales en cuanto a la acreditación de la Administración Concursal, la metodología de adjudicación de la misma en la proclamación del concurso y la modulación de la retribución.

Ahora bien, las modificaciones y ajustes  de la norma con rango de Ley, de la Ley 17/2014 al Real Decreto Ley 11/2014 en cuanto a las medidas inminentes en el área concursal son fundamentalmente tres:

  1. Reexaminar el sistema de adjudicación arbitrario para los concursos extensos donde entre el grupo de expertos adecuados que deben manifestarse, habría que descartar el azar y garantizar una rotación conveniente y se adecue al concurso con la administración concursal mejor para el mismo.
  2. Garantizar la adecuada gestión del grupo de administradores concursales y auxiliares delegados a partir de un gestor del Registro Publico Concursal financiado con la adecuada tasa para cada concurso  proclamado.
  3. Añadir a los auxiliares delegados y a la Administración Concursal a un perfil profesional más riguroso en asuntos de responsabilidad civil, seguro ex ante.

 Leopoldo Pons Albentosa

Fuente: www.elderecho.com

Start typing and press Enter to search