El Gobierno ha planteado en el Congreso de los Diputados una serie de medias que persiguen facilitar el empleo entre los trabajadores autónomos e intentar bajar  la todavía alta  tasa de paro en nuestro país.

La medida “estrella” entre todas las que ha planteado el Gobierno, es la ampliación de seis  meses a un año, de  la cotización de 50 euros por contingencias comunes mensuales a la Seguridad Social para todos aquellos que emprendan o reemprendan un negocio,  después de estar de baja al menos dos años en la Seguridad Social.  Es la conocida popularmente como “la tarifa plana” de cotización de  los autónomos, aunque aún queda lejos de otras “tarifas” vigentes en  algunos países de nuestro entorno. Aclarar que si el autónomo decide cotizar por una base de la Seguridad Social superior a la mínima de 274 euros, tendrá derecho a una ventajosa reducción durante un año del 80% sobre la cuota por contingencias comunes. Esta medida aunque no es oficial todavía,  a expensas del cauce parlamentario habitual  y los posibles acuerdos entre los distintos partidos,  podría arrancar ya durante el próximo mes  de Junio.

Otra medida importante y que en multitud de  ocasiones habían solicitado los autónomos, es la posibilidad  de contratar a familiares como  pareja, hijos, hermanos, suegros, yernos o nueras. Hasta ahora, con  la legislación vigente,  solo se podía contratar con ayudas a los jóvenes menores de 30 años o a un solo familiar que no rebasara el límite de los 45 años.  Esta nueva norma  tiene una serie de condiciones para su aplicación,  por ejemplo en el año anterior a la contratación del familiar  no se puede haber despedido de manera improcedente a un trabajador ni haber realizado un despido colectivo declarado irregular por un tribunal. Así mismo en los seis meses posteriores a la contratación del familiar,  tampoco se podrán despedir trabajadores de manera improcedente o realizar un despido colectivo que se declare improcedente.

Una medida que también será muy bien acogida entre el colectivo de los autónomos, es la posibilidad de que las trabajadoras autónomas que hayan cesado su actividad por maternidad, adopción o acogimiento,  podrán abonar 50 euros mensuales si cotizan por la base mínima.

Destacar que la futura normativa permitirá a los autónomos salvo cambio de última hora, cambiar de base de cotización hasta en cuatro ocasiones al año, sustituyendo a las dos ocasiones actuales.

En la actualidad en nuestro país existen aproximadamente 3,2 millones de autónomos, una cifra que sube de manera lenta pero constante tras la dura crisis económica. Un claro ejemplo es la importante cifra de 20.000 nuevos autónomos dados de alta  en los primeros meses del 2017. Si hiciéramos una radiografía del autónomo español en la actualidad,  nos encontraríamos con un hombre, mayor de 40 años y dedicado al comercio.

Las medidas comentadas están recogidas en las enmiendas presentadas por el Gobierno para incluirlas en la Proposición de Ley de reformas urgentes del trabajo autónomo planteada por Ciudadanos.

Start typing and press Enter to search