La semana pasada se celebró  un nuevo aniversario del tristemente famoso “Crack del 29”, un 24 de Octubre de 1929 tuvo lugar el  llamado “jueves negro”,  que dio  inicio a la mayor crisis económica de la historia de Estados Unidos, una crisis que aun hoy es analizada  por numerosos expertos económicos.

 El 24 de Octubre de 1929 fue un día fatídico, se derrumbó de manera inexorable Wall Street y se dio  inicio a una “Gran Depresión” que duraría una década entera,  fue el final de los llamados “Felices años 20” y Estados Unidos quedó  sumido en una dramática crisis que nunca ya se olvidará y que no falta en ningún libro de Historia que se precie. Afortunadamente y a pesar de la  crisis a nivel  mundial que recientemente hemos vivido, es muy complicado que una recesión  tan profunda y dura vuelva a producirse en la actualidad.

 La terrible depresión  no solo afectó  en el terreno económico,  sino que influyó en el  conjunto de la sociedad, fue el final de una época de bonanza a todos los niveles,  para dar paso una época de una terrible recesión que no se limitó  a la economía y a la sociedad norteamericana,  sino que alcanzó  en mayor o menor medida a muchos otros países del mundo, que también sufrieron las terribles consecuencias del desplome de la bolsa de Nueva York.

 La jornada del 24 de Octubre, fue un día en el que la mayor bolsa del mundo se desplomó  de manera irremediable,  rompiendo los sueños de miles y miles de grandes y pequeños inversores para siempre, la caída del valor de la inmensa mayoría de títulos y la irremediable liquidación de avales, aparte del descenso de préstamos bursátiles,  no tendría fin durante la semana siguiente, dando lugar a las icónicas y tristemente famosas imágenes de agentes bursátiles o inversores que lo habían perdido todo, suicidándose lanzándose desde lo alto de los rascacielos de Nueva York.

Estas situaciones es muy improbable que se vuelvan a repetir, ya que se  han establecido una serie de mecanismos para poder prevenirlas o al menos  minimizar sus consecuencias,  incluso el auge de conceptos como el de  la mediación,  puede ayudar a resolver algunos  conflictos y así  poder  evitar que se produzcan ciertos  factores de riesgo que desemboquen en una grave crisis.

 

 

 

Start typing and press Enter to search